numeros rotos

1
Fallo anticipado
Como cada noche el señor del portal número 4 de la quinta avenida sacaba a pasear a su perro, que era un cruce de braco y pastor alemán, por un normalmente silencioso barrio de Madrid, y digo normalmente porque esa noche en cuestión se oía un gran ruido de fondo proveniente del instituto más cercano, eran las diez de la noche y la fiesta de fin de curso seguía en pleno auge, parecía que aquel señor iba a volver a su casa con un poco de dolor de cabeza. Menos mal que hizo corto
el paseo, pero no por eso menos efectivo, para tener que aguantar cuanto menos posible la música de la celebración.
Mientras, Alison se lo estaba pasando muy bien con su nuevo novio, Omar, que tenía el largo flequillo apartado hacia un lado, tapándole un ojo, el cual, según decía el médico, se había vuelto un poco vago; estaban disfrutando de la música y el ambiente que producía Daniel con los focos, el ordenador y los amplificadores. Nadie sospechaba el extraño suceso que iba a ocurrir al día siguiente. Dicho día bastantes alumnos fueron a hacer exámenes de recuperación, cuando empezaron a inundar el hall que había nada más entrar al recinto, todos se pararon atónitos ante el desolado aspecto de la sala, la misma sala que apenas unas horas había estado llena de diversión y desenfreno, lástima que ahora presenciara la escena contraria, sobre el suelo había numerosos postes, y clavados en ellos, cadáveres vestidos con jirones en la ropa, después de un tiempo se decidió suspender las actividades del centro y llamar a la policía científica, ellos sabrían que hacer. Alison y Omar contemplaron el escenario del crimen hasta que las autoridades les dijeron que se alejaran, también había venido
una ambulancia y un vehículo de una cadena de televisión, en cuanto los medios de comunicación dieron información del suceso, algunos miembros de las familias de los alumnos acudieron preocupados para asegurarse de que estaban bien, Alison encontró en su madre una gran fuente de apoyo y consuelo, en esos momentos la necesitaba más que nunca, tanto que no le importó ni que viera que estaba con Omar como el hecho de que este poco después fuera a reunirse también con su familia.
2
Reconocimiento
Parecía una idea original que hiciesen los exámenes en un parque cercano al instituto, pero a algunas personas no les gustó la idea, aun así se tuvieron que aguantar, menos mal que Alison y Omar no tenían que hacer ninguno, se estaban acostando en el coche del padre de Alison que nunca usaba, sólo para acudir a conferencias y reuniones importantes.
18:35 h
Daniel estaba jugando a la máquina de bailar que tenía en su casa, concretamente con una canción de Chris Brown, pero cuando iba a llegar al estribillo, la parte que mejor se le daba, la pantalla se quedó en negro y dejó de pedir que Daniel siguiera pisando los paneles del suelo para momentos después volver a encenderse con un solo mensaje en la pantalla:
Estás muerto, incluso puede que no sólo seas tú
Entonces se le ocurrió llamar a la policía. Mientras Scott intentaba identificar los cadáveres, Joseph seguía tomando huellas e interrogando a los sospechosos, aunque nadie decía nada importante. Javier intentaba pensar en cómo este suceso les podía dar pistas para encontrar al asesino o les podría llevar al lugar donde iba a tener su próximo homicidio, << ¿Por qué había puesto los cuerpos así? ¿Formaban parte de un dibujo desde arriba?, sólo había una forma de averiguarlo...>>, pronto llegaron los operarios de altura, hasta el techo había unos 5 metros, subieron a Javier con una grúa que habían metido por la puerta para vehículos y vio la imagen que formaban los cuerpos, pero en realidad sólo formaban una especie de conjunto de dos líneas, la segunda más larga: . . . . . . . . .
Cada cuerpo mirado desde arriba era cada uno de esos puntos. En ese momento sonó el teléfono móvil de Javier, lo que hizo que el conductor de la grúa accionara una palanca hacia abajo, lo que hizo bajar a Javier hasta casi estamparse con el suelo a mucha velocidad, menos mal que Ben se dio cuenta justo a tiempo y llamó la atención del conductor para que parara el mecanismo. Javier se incorporó y respondió a la llamada, venía de la comisaría, acababan de recibir la llamada de Daniel; Ben y él acudieron a la casa de Daniel en el menor tiempo posible, pero en cuanto subieron a la habitación de Daniel ya había anochecido, entraron y cerraron la puerta para de repente asustarse cuando se apagaron las luces.
Momentos después la luz se volvió a encender y Javier contemplaba a Ben y a Daniel echados en el suelo, con dos tuberías de hierro clavadas en el pecho, estaban muertos, acababa de pasar ante sus propios ojos y no se dio cuenta, Javier se arrodilló y lloró hasta que una lagrima cayo de su ojo izquierdo directamente al suelo, en ese momento se fijó que había algo escrito cerca de los ombligos de los cadáveres, conformaban una frase:
¡QUÉ DIVERTIDO!
La televisión dejó de emitir aquella frase que vio Daniel y empezó a hacer ruido de niebla cuando un montón de píxeles en blanco, negro y varios tonos de gris la inundaron hasta que apareció otra frase:
Se lo avisé
Fue la gota que colmó el vaso, Javier se levantó y empezó a aporrear el aparato, estaba furioso: -¡¿Por qué nos haces esto?! ¡¿Qué quieres que hagamos?!
Cuando llegó la madre de Daniel, también se puso muy triste, pero a su pesar intentó consolar a Javier, quien ya sólo se mantenía apoyado encima del televisor, los dos estaban llorando.
3
Respuesta inesperada
Cuando volvieron a la escena del crimen, ya habían descubierto quienes eran los cadáveres, pertenecían a personas que habían sido anteriores alumnos y alumnas de aquel instituto, después de sus estudios se fueron a estudiar a varios países y poco después desaparecieron sospechosamente, se llamaban Berto, Carla, Amanda, Damián, Fernando, Eddie, Gertrude, Herminia y Ñopen, este último tenía padres chinos, pero había nacido en España. -Un momento, si cambiamos la inicial de los nombres por números con su equivalente en el abecedario menos el último nombre, obtenemos un número de DNI, el 23146578Ñ, que pertenece a...-Dijo Javier mientras escribía en el ordenador y esperaba a que la maquina encontrara al asesino, que resultó ser.... -¡¿Omar?! -Ahora que lo pienso, Omar sí que tenía que hacer exámenes de recuperación, ahora todo encaja-Dijo el director del
instituto, que también estaba presente en ese momento. Omar estuvo largo tiempo en la cárcel, Alison no se lo podía creer, por eso nunca sabía dónde estaba los fines de semana, seguramente se iba a aquellos países para secuestrar a esos antiguos alumnos, su padre le costeaba los viajes creyendo
que su hijo tenía ahí amigos que había conocido por Internet, pero la cuestión es por qué lo había hecho, según él le divertía matar gente, ni siquiera sabía que había introducido un mensaje subliminal en su crimen.
FIN

Comentarios

Entradas populares de este blog

Erich Fromm - El arte de amar parte 1

Pump up the Volume, la historia de la musica electrónica

Sentirse como estar muriendo