Una vida ganada a pulso

Una vida ganada a pulso 

1
El significado de las cosas de antes
Como un día más, todos los mineros de la plantilla acudían a la cueva para picar la roca y encontrar piedras preciosas de todo tipo. Bill picaba mientras que Constance le ayudaba a retirar piedras y cavaba cuando había acabado, a pesar de ser un trabajo duro, contenía las 8 horas mínimas de jornada, 4 por la mañana y 4 por la tarde con sus descansos exigidos. Grife, el jefe, no tenía la culpa, después de todo había uno por encima de él que le mandaba que hiciera trabajar así a los mineros, todo para cada día sacar menos beneficios, todos empezaban a sospechar, podía haber muchas causas, pero creían en 3 por encima de todas las demás, que la mina estaba a punto de quedarse vacía de piedras preciosas, que iban a dar con un volcán subterráneo, o que iban a encontrar una fosa acuática,
pero antes de que pidiesen seguir especulando, recibieron la noticia de que la jornada de la tarde había acabado, ya se podían marchar a casa a bañarse y descansar. Bill y Constance vivían juntos con Dafne, la amiga con derecho al roce de Bill, y Nerea, la novia de Constance, a las 8 volvían a casa, pero a las 11 se acababa el descanso, Dafne y Nerea se ocupaban de animarles para que al día siguiente tuvieran una razón para no echarse atrás, para volver con más ganas... Los mejores días eran los domingos y los días 28, 29, 30 y 31, por el amor, la pasión y el dinero que se recibía en
aquellos días. Al final de uno de esos días Bill tuvo la sensación de que su forma de vida iba a ir a mejor...
2
Nada volvería a ser igual
...Y así fue, al día siguiente llego un camión con dos remolques, el primero se desplegó en una tienda y un restaurante, dando nuevos puestos de trabajo a todos los mineros, pues Oscar, el camionero había comprado la empresa de minería y podía hacer lo que quisiera con sus empleados; el segundo contenía un hábitat contrario al de una sauna, una máquina de aire acondicionado hacía que hubiera
una superficie de hielo y al lado un estanque de agua helada, venía bien para relajar los pies tras un día de duro trabajo en el que casi todo el tiempo estabas de pie. Desde entonces no hizo falta tanta psicología para ir a trabajar, era casi imposible no tener ganas de ir a trabajar, había más relación entre los compañeros y hacia los clientes, que al principio no eran muchos, pero luego fue aumentando hasta un ritmo rutinario normal, aun así Bill seguía teniendo el presentimiento de
que su vida iba a ir a mejor que ahora, si cabía imaginar, sentía que todos sus esfuerzos iban a merecer la pena, su trabajo tendría como recompensa aquel descanso...
3
Un nuevo principio
Pasado un tiempo, las ruedas del segundo remolque se empezaron a desgastar y terminó volcándose, los jefes quedaron congelados ante tal temporal helador, los trabajadores que sobrevivieron a la fría racha de invierno fueron arrastrados por el hielo hacia la playa, entre ellos Bill y Constance, donde sus esperanzas se hicieron realidad, después el hielo se empezó a derretir, pero ya daba igual, los
trabajadores tenían suficiente dinero y más para poder vivir lo que les quedara, los jefes no tuvieron otra opción más que mendigar por las calles de aquella ciudad costera. Puede que la felicidad haya sigo injusta, pero tendría muchas personas en su defensa, incluso muchos que no eran felices la apoyarían, para poder conseguirla, quien no lo haría... No cabe pensar que haya gente que pudiendo ser felices aunque sea momentáneamente renuncien a ella sin ni siquiera pensárselo dos veces...quizás la ignorancia sea la causa.
FIN

Comentarios

Entradas populares de este blog

Erich Fromm - El arte de amar parte 1

Pump up the Volume, la historia de la musica electrónica

Sentirse como estar muriendo